14 Historias Muy Curiosas…


21/12/2008 - Por Mercy - Curiosidades

El hombre alérgico a los fuegos artificiales

Andy Latham, 33, es una de las pocas personas en Gran Bretaña que sufre de Hyperekplexia, un trastorno genético que causa un reflejo desmesurado a la sorpresa. A diferencia de Jennifer Lloyd, la niña inglesa que no podía ver series de terror por riesgo cardíaco, el cuerpo de Andy se torna absolutamente rígido como respuesta a fuertes estímulos: ruidos , explosiones y sustos. Su condición puede llegar a ser peligrosa:

“Mi cuerpo entero se vigoriza y endurece, provocando que me caiga como un saco de patatas. Puede ser muy peligroso – hace un año me di un golpe en la cabeza cuando unos fuegos artificiales se dispararon y tuve que ir al hospital a darme puntos de sutura. Tengo la principal forma de Hyperekplexia, lo que significa que tengo una respuesta exagerada a los inesperado. Cuando alguien me toca por detrás, las palmas, un simple perros ladrando, los teléfonos móviles, la gente gritando, claxon de coches, personas tosiendo, etc … Pero los fuegos artificiales son particularmente desastrosos para mí porque son demasiado fuertes y repentinos.”

Fuente: Telegraph

Una lágrima para la historia.

Una noche de 1922, cansado y agobiado del trabajo que le daban sus últimas investigaciones sobre las bacterias, Alexander Fleming descargó su estrés a modo de lágrimas sobre un plato que contenía algunas de sus muestras. Al día siguiente descubrió que donde había caído la lágrima había un vacío, lo cual le hizo sospechar que las lágrimas podían tener alguna propiedad, y de hecho consiguió extraer una enzima que eliminaba las bacterias sin dañar el tejido humano.

Había descubierto sin querer la lisozima, un proteína antimicrobiana que mata las bacterias, pero no a los glóbulos blancos. La lisozima es abundante en numerosas secreciones como la saliva, las lágrimas, moco y también se encuentra en la clara de huevo.

Via. l-serendipity-l

La chica que no ve peliculas de miedo. Pueden matarla.

Jennifer Lloyd tiene que evitar mirar la televisión cuando pasan alguna película de miedo o escenas con sobresaltos. Jennifer es uno de los escasos casos médicos documentados de enfermedad de Addison poliglandular. Una patología que la hace enfermar con cualquier susto o impresión.

Su cuerpo es incapaz de producir adrenalina allá donde el resto de mortales nos dopamos: montañas rusas, películas de miedo, deportes de riesgo. Incluso una buena noticia o sorpresa pone en marcha los mecanismos de segregación que en Jenni no funcionan. La falta de adrenalina afecta a la presión arterial, corazón y al nivel de sales en la sangre. Pudiendo ser mortal.

Jenni padece la enfermedad desde los siete años y poco a poco ha aprendido mediante un mecanismo de control mental permanecer impasible ante la sorpresa. Eso le salvará la vida.

Fuente:dailymail

El dentista que recordó Pearl Harbor

El dentista americano Jack Mallory se vio obligado a intervenir en Plena Segunda Guerra Mundial al general japonés Hideki Tojo, prisionero de guerra tras la ocupación norteamericana de Japón. Como pequeña venganza el dentista le grabó en los dientes al nipón este mensaje: “Recuerda Pearl Harbor” . Mallory escribió la frase en código morse y en un espacio de 111 mm. de ancho por 52 de alto.

Fuente: ERRORESHISTORICOS

La extravagancia de Lord Timothy Dexter

Timothy Dexter (22 de enero de 1748 – 26 de octubre de 1806) era un excéntrico empresario americano que hizo fortuna con los negocios más arriesgados y extraños. Vendió calentadores de cama, biblias y abrigos de lana en el mismísimo Caribe, mostrando una visión surrealista pero eficaz del mundo de los negocios. Pero quizás su mayor extravagancia fue publicar un libro (no fue escolarizado ni sabía deletrear) sobre la conveniencia de nombrarle emperador de Estados Unidos. El libro tenía la misteriosa peculiaridad de carecer de cualquier signo de puntuación. Cuando las protestas, críticas y hasta difamaciones arreciaron, Lord Timothy se apresuró a sacar una segunda edición del libro con una nueva página al final, llena de puntos, comas y signos de exclamación, para que el lector las situase a gusto.

Fuente: Wikipedia
Vía: Inaki de HcH .

James Bartley el hombre que sobrevivió dentro de una ballena

En febrero de 1891, el buque Estrella de Oriente estaba faenando cerca de las Malvinas cuando la tripulación divisó un cachalote. Dos botes se lanzaron a capturar el monstruo. Un arpón mal encaramado hizo zozobrar un bote. Volviendo a la nave la tripulación se dió cuenta faltaba un marinero, James Bartley. Tras una intensa búsqueda se le dió por desaparecido.

El cachalote consiguió al final escapar de las acometidas de los marineros, pero había sido herido de muerte. Al día siguiente apareció flotando e inerte, y cuando empezaron a descuartizar al animal, Según M. de Parville, editor del Journal des Debats, escrito en París en 1914:

“De repente, los marineros se asustaron por los espasmos que daba el estómago del animal. Había algo que daba señales de vida. En el interior se encontró incosciente al marinero James Bartley. Fue colocado en la cubierta y tratado con baños de agua de mar hasta que despertó…”

Las declaraciones de Bartley tras su completa recuperación fueron sorprendentes:

“Me percaté de que me tragaba una ballena […] Me rodeaba un muro de carne […] De pronto me encontré en un saco mucho mayor que mi cuerpo, pero completamente a oscuras. Palpé mi entorno y toqué a diversos peces. Algunos parecían estar vivos pues se escabullían por entre mis dedos […] Sentí un fuerte dolor de cabeza y mi respiración se hacía muy difícil. Al mismo tiempo sentía un calor que me consumía. Un calor que iba en aumento. En todo momento estuve convencido de que iba a morir en el estómago de la ballena. El tormento era irresistible y el silencio allí era absoluto. Intenté incorporarme, mover los brazos, las piernas, chillar. Pero me resultaba imposible, sin embargo mis ideas estaban perfectamente claras y la comprensión de mi situación era plena. Por fin, gracias a Dios, perdí el conocimiento”

Vía: El blog de Bubastis

El cadáver que volvió a casa solo.

En 1899 el actor canadiense Charles Francis Coghlan enfermó en Galveston y murió. Estaba demasiado lejos (5600 km por mar) para enviar sus restos a su pueblo de la isla Prince Edward. Fue enterrado en un ataúd de plomo, en una tumba excavada en granito.

En septiembre de 1900 un huracán azotó la isla de Galveston, inundando el cementerio. La tumba sufrió graves daños y el ataúd de Coghlan flotó hasta el golfo de México. Lentamente, derivó por la costa de Florida hacia el Atlántico, donde la corriente del Golfo lo arrastró hacia el Norte.

Pasaron ocho años. Un día de octubre de 1908, unos pescadores de la isla Prince Edward vieron un cajón alargado y estropeado por la intemperie flotar cerca de la costa. El cuerpo de Coghlan había vuelto a casa.

Vía “lo inexplicable”

El hombre que saborea las palabras.

James Wannerton, un Inglés de Blackpool padece sinestesia, una condición que mezcla las sensaciones, engaña y confunde los sentidos. Para James, ver o escuchar palabras estimula su sentido del gusto.

[quote]…Cuando oigo una palabra, la saboreo. Algunas palabras tienen realmente un agradable sabor y otras son tremendamente desagradables. Es algo que no puedo cambiar. Incluso cuanto estoy soñando mi paladar acompaña a mi imaginación […] Nueva York sabe a huevos que moquean. Londres son patatas trituradas… Mi amigo Robert me sabe a mermelada de fresa mientras que Gordon es pura suciedad […] Hay nombres de mujer que me provocan verdaderas náuseas; me resulta difícil escuchar o pronunciar el de Collen por ejemplo![/quote]

Una simple exploración del cerebro de los sinestésicos revela que el área de procesamiento del gusto muestra actividad no sólo cuando se comen algo, como lo hace para todo el mundo, sino también y excepcionalmente, cuando escuchan palabras y sonidos.

Via: DailyMail

Video (ENG) Entrevista a James en: Youtube

Superbaby.

Liam Hoekstra, un niño de 3 años nacido en Michigan, Massachusetts, tiene una rara condición genética llamada “hipertrofia muscular allegada a la miostatina“. Esta rarísima enfermedad ocasiona un crecimiento de los músculos esqueléticos por encima de lo normal, sin afectar, según los expertos, al corazón y sin tener efectos secundarios negativos.

Liam era capaz de hacer la cruz de hierro con tan sólo 5 meses. Tiene un 40 por ciento más de masa muscular de lo normal, un rápido metabolismo y sin casi grasa corporal. Liam puede correr como el viento, tiene la agilidad de un gato, levanta piezas de mobiliario que la mayoría de los niños de su edad no pueden ni empujar y, sobre todo, come como una lima; 6 veces al día y sin aumentar de peso.

“Liam nunca ha tenido grasa corporal”, dice su madre. “La única grasa que tiene está en sus mejillas.”

Con 8 meses Liam hacía flexiones en barra y su cuerpo parecía el de Lance Armstrong. Tenía el vientre marcado y no se hacía daño al caer por la amortiguación de sus músculos.

Una prueba de sangre determinó que Liam no tienen la mutación genética que bloquea la producción de miostatina. Pero sí la tiene bloqueada, dice su madre. El suyo es uno de los aproximadamente 100 casos documentados en todo el mundo, según los expertos y la literatura médica.

Vía: CTV

El árbol que es dueño de sí mismo.

En Atenas, Georgia (EEUU) existe un gigantesco roble blanco (Quercus alba) que tiene el título legal sobre su propiedad y la circundante a dos metros y medio de su base.

En 1830 el majestuoso árbol se encontraba en la propiedad de William Henry Jackson, un profesor de la universidad de Georgia. La sombre del roble fue testigo de las historias de infancia de William quién para preservar su memoria y aprovechando un vacío legal, decidió traspasar legalmente su propiedad al árbol. El título (y una placa en su base) dicen:

“Yo, W.H. Jackson, del condado de Clarke, por una parte, y el roble [sic] del condado de Clarke, por otra parte […] Se hace constar que: W. H. Jackson, teniendo en cuenta el gran afecto que tiene por dicho árbol y en defensa de su amparo y garantía de conservación para siempre; decide en representación de ambas partes, transmitir hasta el roble toda posesión de sí mismo y de todas las tierras adyacentes hasta ocho pies de su base…”

En 1942 una gran tormenta derribó el gran roble. Se recuperaron varias bellotas para asegurar su descendencia. Actualmente se yergue “El hijo del árbol que es dueño de sí mismo”

Vía: Roadsideamerica

La bala rencorosa.

Henry Ziegland, un importante maderero texano, pensó que había esquivado el destino. En 1893 rompió una relación con su novia plantándola en el mismísimo altar. Ella, despechada, acabó suicidándose. El hermano de la novia estaba tan enfurecido que persiguió a Ziegland y le disparó para vengarla. Convencido de haber matado a Ziegland, acabó con su propia vida. Pero Ziegland no había muerto. La bala, de hecho, sólo había rozado el rostro y se incrustó en un árbol cercano. Algunos años más tarde Ziegland , que frecuentaba el lugar, decidió talar el árbol para extraer la bala. La tarea parecía tan formidable que dispuso volarlo con unos cuantos cartuchos de dinamita. La explosión hizo que la bala saliese despedida del árbol hacia su cabeza, causándole la muerte.

Via: Just another mystery

El ruiseñor de dos cabezas.

Millie y Christine McCoy McCoy (11 de julio de 1851 – 1912) eran dos hermanas gemelas y siamesas unidas por la columna vertebral hasta la pelvis. Nacieron bajo la esclavitud de un herrero que posteriormente las malvendió por 1000$ a un empresario circense. Durante su infancia fueron instruidas en el arte feriante que incluía el cante a dúo de melodías de la época. Su especial configuración física y su caja de resonancia hacían de su voz la “octava maravilla del mundo” como fueron apodadas más tarde. Las hermanas, si bien faltas de técnica, eran consideradas como excelentes contralto (Millie) y soprano (Christine), de gran matización vocal y con exquisitos pianissimos.

Su fama pronto creció como la espuma y les permitió hacer varias giras y recaudar el suficiente dinero suficiente para dar apoyo financiero a las escuelas e iglesias negras. Tal era su popularidad que la mismísima Reina Victoria de Inglaterra las recibió en audiencia con concierto incluido. En 1860, Millie y Christine estaban en la cúspide del estrellato.

Cuando Millie murió de tuberculosis en octubre de 1912, los médicos dieron a Christine morfina para ayudar a terminar con su vida de manera rápida y sin dolor. Sin embargo, Christine sobrevivió a su hermana durante 17 horas.

Vía: The Human Marvels

El Karma existe.

El jefe de patrullas de motociclistas de El Paso, en Texas, se encontraba en persecución de un camión que viajaba a exceso de velocidad. Cuando el conductor se dio cuenta de que el patrullero lo estaba siguiendo, redujo la marcha y dio media vuelta en una curva pronunciada, el agente de la ley Allan Falby, se estrelló de lleno contra el chasis del vehículo.

Tras recuperar la conciencia, Falby dio cuenta de que su pierna derecha sangraba profundamente. Debido a la feliz coincidencia (llamada en ocasiones “destino”) un motociclista de nombre Alfred Smith, lo socorrió aplicándole un torniquete sobre la pierna herida, lo que menguó la hemorragia el tiempo suficiente para ser trasladado hacia un hospital cercano.

Cinco años más tarde, el ya recuperado agente Falby escuchó una llamada de emergencia de la central de policía debido a un accidente automovilístico ocurrido en una carretera cercana a su localización, en Texas. Al llegar a la zona del hecho, Falby observó a un automóvil incrustado contra un árbol y a un conductor inconsciente sangrando profusamente de una pierna. Falby le aplicó en seguida un torniquete centímetros arriba de la herida para detener el abundante sangrado, lo que permitió salvarle la vida

Luego de revisar las ropas del conductor inconsciente, el agente Falby se encontró con una inimaginable sorpresa: se dio cuenta de que se trataba de Alfred Smith, la misma persona que en condiciones parecidas y en el mismo lugar le había salvado la vida cinco años atrás.

Vía: La gran Época Publicado en el periódico “The Times”, del 26 de junio de 1941.




  • 2
  • 3
  • 9
  • 19
  • 1





Comentarios

Comentarios



Dejá tu comentario!

Comenta! sobre 14 Historias Muy Curiosas… ↓