Literatura Argentina – Roberto Arlt


02/12/2008 - Por Mercy - Biblioteca

ROBERTO ARLT

La obra de Roberto Arlt, el “cronista de lo cotidiano” argentino emerge, paradójicamente, como un retrato vivo y fidedigno de la sociedad porteña de principios del siglo XXI. Los escritos de Arlt mantienen una vigencia inusitada y sirven para entender, un poco mejor, la idiosincrasia del pueblo argentino.
Hijo de un inmigrante prusiano y una italiana de Trieste, Roberto Arlt nació en el barrio de Flores, en Buenos Aires, el 2 de abril de 1900. Inventor frustrado además de escritor, criticó en sus obras (novelas, cuentos, teatro, ensayos, artículos periodísticos) la hipocresía de una parte de la sociedad argentina y la decadencia de sus instituciones. Denunció con dureza el capitalismo, la corrupción, la guerra…, y dio la palabra a todos aquellos a los que la crisis económica y la Ley de Residencia de 1902, que permitía la expulsión del país de cualquier individuo de aspecto sospechoso, habían empujado a la marginalidad y a buscarse la vida con la imaginación como única arma.
En las novelas de Arlt, así como en sus famosas “aguafuertes porteñas”, aparecidas en el diario “El Mundo” desde 1926 hasta su muerte, rufianes, falsificadores, trabajadores explotados, prostitutas y borrachos adquieren el protagonismo que la sociedad les niega, y lo hacen expresando sus sueños, deseos y miedos en un idioma particular, la jerga de las clases marginales o lunfardo.
“Escribo en un idioma que no es propiamente el castellano”, respondió en una ocasión el autor de “El juguete rabioso” cuando se le preguntó por las críticas que recibía a causa de su estilo tosco y de sus imperfecciones gramaticales. Lo cierto es que a Arlt poco o nada le importaban las críticas de “esas personas que se sientan en un mullido sillón sin otro cometido que hablar mal del prójimo”, como vino a decir, más o menos, en una de las raras entrevistas que concedió, más preocupado por describir la vida en las calles de Buenos Aires.
Sin embargo, el mérito de Arlt reside precisamente en haber sabido relatar sin tapujos la vida de esa gran mayoría de argentinos que no cuenta con un “depósito” en dólares bajo el colchón de su casa.
Arlt, que murió en 1942 de un ataque cardíaco, vivió una época no muy distinta a la actual. Cuando el autodidacta escritor publicó su primera novela en 1926, “El juguete rabioso”, las exportaciones argentinas de carne y de trigo andaban en caída en picado mientras el desempleo y la deuda pública no dejaban de aumentar. ¿No les suena familiar?
Pero esa pobreza que Arlt conoció desde su infancia, pronto hubo de abandonar los estudios para ponerse a trabajar, marcó, además de su creación literaria, un desaforado afán por hacerse rico, fruto del cual son los múltiples inventos que ideó y que siempre terminaron fracasando, como las célebres medias de caucho reforzado, que entre otros calificativos recibieron el sobrenombre de “botas de bombero”. En fin, una de esas contrariedades, denuncia del capitalismo y búsqueda de la riqueza, de las que nadie está excluido y que en el caso de Roberto Arlt le llevaron a montar incluso un laboratorio químico de investigación en Lanús.
Con su muerte Argentina perdió al creador de la novela urbana y a un auténtico “cronista de lo cotidiano” que habló de lo nunca nadie antes había hablado, que denunció lo que pocos antes se habían atrevido a denunciar, y todo por medio de su pluma transgresora e irreverente. Sesenta años después de su muerte, ha llegado la hora de recuperar al gran escritor que fue Roberto Arlt, capaz de dejarnos testimonios de la vida misma

INCLUYE:
– Aguafuertes Gallegas
– La Isla desierta
– Saverio, el cruel
– Aguafuertes inéditas
– Crónicas periodísticas
– Aguafuertes porteñas
– El jorobadito
– Historias
– Los Lanzallamas
– Los siete locos
– Nuevas Aguafuertes




  • descargar la isla desierta Roberto Arlt
  • la isla desierta roberto arlt descargar

  • el juguete rabioso descargar gratis
  • descargar la isla desierta
  • la isla desierta descargar




Comentarios

Comentarios



Dejá tu comentario!

Comenta! sobre Literatura Argentina – Roberto Arlt ↓